Nos adentramos dentro de las maravillas que están vinculadas con la religión. Durante muchos años la religión ha guardado una estrecha relación con el arte, ya que eran los que poseían el dinero suficiente para poder construir los diferentes edificios, además de que en siglos anteriores la religión jugaba un papel muy importante dentro de la sociedad. Con estas construcciones se pretendía venerar a los diferentes santos dando muestras de su importancia a través de sus representaciones, por eso muchas de las grandes obras que han llegado a nuestros días son lugares sacros.

Tras este pequeño comentario a modo de introducción, ahora nos centramos en lo que de verdad nos interesa, que es la iglesia de San Nicolás. Situada, en la calle Fernán González, en una zona privilegiada junto a la Catedral.

El actual edificio se levanta sobre una antigua iglesia de estilo románico. La que ha llegado a nuestros días empezó a construirse a principios del siglo XV, en los años del obispo Juan Cabeza de Vaca. La obra se terminó gracias a las donaciones de algunos comerciantes burgaleses con gran poder económico, como los Polanco y los Maluenda.

De su austera arquitectura sobresale la portada sur, la cual mira a la Catedral, como vemos a continuación:

Portada sur de San Nicolás

Posee un arco apuntado, arquivoltas decoradas con elementos vegetales y arco conopial, encima de él encontramos una Anunciación. En el tímpano podemos ver una estatua de San Nicolás sentado en cátedra, acompañado por san Sebastián y el burgales san Vitores, con la cabeza en la mano.

En su interior destaca, sobre todo, el monumental retablo mayor realizado en piedra caliza:

Retablo mayor de San Nicolás (wikipedia)

Este trabajo es considerado como la primera obra escultórica de Francisco de Colonia, hecho por encargo de don Gonzalo de Polanco, patrón de la iglesia, en cuyo diseño pudo intervenir Simón de Colonia, su padre. Se terminó en 1505, pero no estaba completamente montado. Es un conjunto muy particular al estar labrado en piedra y ser del tipo retablo-sepulcro, encontrando un par de ellos en los ángulos inferiores siendo parte integrante de la obra. Esta compuesto por muchas imágenes y escenas formando una composición curiosa.

El retablo esta cercado por tres calles de hornacinas con chambranas que se superponen, encontrando en su interior santos y escenas de sus vidas. En el centro, en la zona baja, tenemos un arco conopial que acoge tres cuerpos con relieves de la vida de San Nicolás, cuya efigie de bulto aparece solemne. En el segundo cuerpo, vemos una composición pictórica que está realizada en forma de disco, llamado tondo, rodeado de ángeles, con la coronación de María. Las esculturas, a pesar de tener formas góticas, están llenas de vida narrativa y descritas de una forma muy precisa. En sus orígenes estuvo dorado y policromado, pero lamentablemente se ha perdido parte de su aspecto original.

Como curiosidad esta iglesia es la sede de la Cofradía de la Virgen de la Alegría y la Caridad, además hace unos pocos años atrás tanto la fachada, las portadas, el retablo mayor y los sepulcros fueron restaurados gracias a un convenio entre diferentes organismos, tanto públicos como privados.

Bibliografía utilizada:

IBÁÑEZ PÉREZ, A. y PAYO HERNANZ, R.J.: Del Gótico al Renacimiento Artistas burgaleses entre 1450 y 1600. Temas y figuras de nuestra historia. Cajacirculo. Burgos. 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s